1 de octubre de 2008

“Cuauhtémoc. La defensa del quinto sol”-(Columna "El Guardián del diván"-Diario “El Columnista” de Puebla- 01/10/08)

Este septiembre empezó a circular, ésta, la tercera novela con la cual el prolífico escritor poblano Pedro Ángel Palou cierra su ciclo: Sacrificios históricos.
-
En “Zapata” el escritor se encontró con una crítica variopinta desde los que supieron aplaudir la humanización del prócer revolucionario que plasmó en su novela hasta la recalcitrante opinión que decía – como él mismo escribió en su experiencia al escribir su novela- que el “Zapata” de Womack es insuperable. Mientras con “Morelos” la polémica no fue demasiada, pues aunque este insurgente es un héroe que se menciona cada noche del 15 de septiembre y se hace memorizar a todos en la educación primaria y secundaria, es conocido a medias; hay información, como lo demuestra Palou en la extensa biografía de esta novela, pero escaso acceso o nulo interés del mexicano.
-
Esta novela, mediante la narración de una de las esposas que Morelos tuvo en secreto, nos lleva a enterarnos de la forma de pensar y ser del independentista. Sin duda, es un hábil recurso literario - usar la voz de una persona desconocida para contarnos la vida de otro-, que también utiliza para contarnos los momentos más críticos de la desaparecida Tenochtitlán y de la caída de Cuauhtémoc. En esta ocasión es Ocuilin, presentado como el sirviente más cercano de Cuauhtémoc, quien nos irá contando la intimidad del tlatoani, sus visiones, ideas y la férrea lucha por defender a su pueblo de la invasión de Hernán Cortés y sus tropas.
-
Novela que, según ha comentado en entrevistas a diarios, encontró su tono en la “Crónica Mexicayotl” y en la “Crónica de la Guerra Tolteca-Chichimeca”; fue construida con una voz rítmica y poética, respetando el estilo de las anteriores novelas pertenecientes a esta trilogía.
-
Palou explicó en algunas entrevistas: Cuauhtémoc no significa Águila que cae, más bien Águila del crepúsculo. La distorsión tiene que ver con la derrota. Su nombre denomina al ocaso del sol que sale nuevamente al día siguiente. Es la forma de los aztecas para referirse al quinto sol: un universo cíclico; no la terminación del mundo, sino su renacer. Eso chocaba contra la visión cristiana.
-
Otra de las cosas que uno podrá descubrir como lector, a la manera de ver de Palou, es el rechazo de Cuauhtémoc hacia la idea de Cortés como un ser divino, pues la matanza que perpetró en Cholula con sus tropas estaba muy alejada de esa visión. Además, lo que no sabía el último Señor de los Hombres, es que no perdería la guerra con el español, sino con sus enemigos naturales: los tlaxcaltecas, huexotzincas y mayas; la habilidad de Cortés para adherirlos a su causa fue la razón principal.
-
Una novela por demás interesante, bien lograda, perfectamente escrita. Que nos lleva de la aventura y el viaje a la tragedia y el declive que empieza cuando Cuauhtémoc, con tal de no perder más gente de su pueblo, se entrega a Cortés esperando con eso calmar su sed de sangre y tesoros.
-
En entrevistas a los medios Palou reflexiona: Si Emiliano Zapata fue prócer de la Revolución y José María Morelos luchador de la Independencia, Cuauhtémoc fue cabeza de una rebelión sacerdotal que llevó hasta las últimas consecuencias la guerra contra los españoles. Además comenta que el hilo conductor entre los tres es: eran grandes idealistas que nunca buscaron el poder. Lucharon porque un grupo de hombres los eligió y definió su destino. La preocupación para escribir esta trilogía recae en narrar la historia de hombres cuyas muertes no representaron un gran avance en la historia de México; también confirmó que tenía razón en su proyecto de escribir las tres novelas desde la verdad histórica, y descubrir al mismo tiempo que Cuauhtémoc, Zapata y Morelos no buscaron el poder, fueron elegidos; y que ante esa responsabilidad sólo les quedó defender un ideal; en ese sentido “fueron profundamente idealistas” y aunque los tres murieron de forma terrible, la historia de Cuauhtémoc es la más trágica porque su muerte es también el final de un modo de ver, decir y pensar.
-
No se le olvide, querido lector, este lunes 6 de octubre a las 12:00 horas en el Auditorio Elena Garro (3 ote 210) estarán Fritz Glockner, Felipe Galván y Roberto Martínez para hablarnos acerca del 2 de octubre de 1968, a 40 años del suceso trágico.