30 de julio de 2008

Párrafos vacacionales-("El Columnista"-Puebla 30/07/08

Uno pensaría que mientras se está de vacaciones, descansando de las clases universitarias, el mundo se para por un momento. Y es que estando en la cueva personal todo se vuelve más gris, oscuro y de hueva. No sé, pero estar en casa me causa depresión. Aunque debo reconocer que estas vacaciones han sido agradables en los días que he compartido con mi novia; las columnas reflexivamente chuscas de Pedro Ángel Palou han menguado el aburrimiento; el regreso del fútbol mexicano ha hecho menos aburrida la programación sabatina y dominguera.
-
En fin, culturalmente, casi no pasa nada salvo sus honrosas excepciones, por ejemplo: este miércoles 30 de julio en el salón Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes a las 19:00 horas leerán su obra narrativa los novísimos poblanos: Guillermo Garay, Judith Castañeda, Alejandro Badillo, Yussel Dardón, Ricardo Cartas, Rodrigo Durana y Fernando Sánchez Clelo, mientras que el jueves 31 de julio, en el mismo salón y a la misma hora, la poesía poblana será representada por: Moisés Rojas, Karen Kaufmann, Gina Lizeth, Guillermo Carrera, Víctor Benítez, Montserrat Morales, Granda Estephanía y Valeria Guzmán. Un acierto organizado por Roberto Martínez Garcilazo, Director de Literatura, Ediciones y Bibliotecas de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla como una forma de llevar lo hecho en Puebla al lugar donde sucede y acontece todo: el Distrito Federal.
-
Sin duda, el ambiente periodístico en Puebla es muy curioso. Aquí, últimamente hay de dos sopas: estar contra Marín o estar contra todos, sin tener línea, que no sea otra que la de informar veraz y oportunamente. Ambos extremos han sido experimentados por el Diario Cambio, que de ser un periódico crítico y hasta con un dejo de humor se ha convertido en el enemigo número uno de Marín, hasta ya da hueva leerlo. Sus grandes nexos informativos con Reforma y The New York Times se vuelven sombra ante su ineficaz crítica a la demás política poblana. Por eso no es de sorprender que Cambio sea dirigido, ahora, por un ex-político del PRI. Atrás quedó el liberalismo de Rueda, por ende de Cambio, para convertir a ese diario en una mercancía hecha para el amplio y selecto Club “odio a Marín”. Por eso no debe resultar curioso al caro lector que Mario Alberto Mejía haya redactado dos columnas, una el jueves de la semana pasada y otra el lunes de esta semana, con el mismo humor con que Rueda nos tenía acostumbrados, pero con la pizca poética e intelectual, propia de Mejía, para buscar hacer recapacitar a su ex-colega y regresarlo por el sendero que se nota, con pena, que ya perdió. ¿De qué sirve haber estudiado en la Libre de Derecho si uno sólo se encadena y encarcela en un fuerte de gruesas paredes y escasas ventanas que vician la respiración?
-
Pronto se viene el regreso a la rutina universitaria y nos reciben buenos eventos, en la siguiente columna detallaré sobre la próxima presencia de Cristina Rivera Garza y Álvaro Enrigue en Puebla.Nos estamos leyendo la próxima semana. Y un amplio saludo en su regreso a Puebla a mi amigo y maestro Pedro Ángel Palou García, ojalá esa prensa ojetamente poblana ya deje de molestar su existencia con el asunto de la UDLA-P y mejor se dedique a ver cuánto descrecimiento se ha tenido culturalmente desde su ausencia en nuestras tierras.

1 comentario:

salamandra dijo...

puebla huele a que debe visitarse mucho pero mucho más seguido.


saludos y excelente inicio de clases.

marín puede esperar.